Bitácora de navegación: Buscando a las musas

Buscando a las musas


Una de las preguntas que más me han hecho y que me fascina responder es: ¿de dónde sacas tus ideas? ¿Cómo se te ocurren tus obras?
Les voy a contar un poco de la parte creativa, que para mí, es la más esencial y profunda. Es a lo que yo llamaría el “Alma” o “Eter” de cada obra. Me disfruto cada segundo de esta etapa. Además, cuando las musas se sienten colaboradoras llega sin mayor esfuerzo.

 

Anhelo         A barlovento
La primera cosa que me pasa muchísimo es que veo mis obras mientras estoy durmiendo. Si, sueño con ellas. ¡A color! Esta es, digamos, la más fácil de todas, o como hubiera dicho en el colegio: viene “regalada”.

Monarca

La segunda es cuando las ideas vienen directamente de la emoción. Hay momentos en mi vida que necesito expresar de una manera tangible. Así es más fácil entender y manejar las emociones y los sentimientos. ¡Una catarsis total! Terapia para el alma, sin duda alguna. Cuando la obra está terminada, transmite muchísimas cosas.

La vida y sus batallas
La tercera es cuando las musas se esconden y tengo que salir a buscarlas. Esta me la disfruto muchísimo. ¿En dónde se esconden? Pues entre los árboles, sobre los volcanes, en las nubes, en algún poema o canción que tomo prestado, en los ojos de mis hijos o en el recuerdo de algún beso. Allí, sin duda, las encuentro.

Camino de agua y luz

¡Naveguen con cuidado! Nos vemos pronto.
No olviden seguirme en Facebook e Instagram @Anaimartinezmont