Bitácora de navegación: ¿Por qué artista?


Hace mucho tiempo escribí este texto que después me sirvió como base para escribir mi declaración de artista.
Vuelvo a leerlo y me reconozco en cada línea. Puedo recordar la emoción que sentí al escribirlo, y a pesar de que era mucho más joven (han pasado por lo menos 10 años) vuelvo a sentir cada palabra. Y, es que en realidad, el tiempo ha pasado pero lo esencial permanece.


Aquí lo dejo para ustedes.
Pinto porque sueño a colores. Porque despierto con el azul índigo del cielo y el ámbar del sol apenas asomándose entre nubes carmín. No veo el despertador, no entiendo los números. No uso reloj porque me basta con el color de los volcanes y las tonalidades del cielo para saber qué hora es.
Me es físicamente imposible recordar una dirección con calle y avenida y hasta aseguro que a Dios le pareció que el sentido de orientación no era necesario para mí….pero puedo encontrar mis destinos guiándome con el color amarillo de la pared de la esquina, el árbol con ramas ondulantes que está justo a una cuadra, el horizonte cortado por lazos y ropa tendida en una casita cercana, o el reflejo del sol en el charco que siempre se posa frente a la dirección que busco.
Así vivo yo, no sé de números ni letras, pero conozco las líneas, los colores, las formas de mi entorno. Porque mis estados de ánimo no tienen palabras ni frases, sino texturas y matices.

                
¡Naveguen con cuidado! Nos vemos pronto.
No olviden seguirme en Facebook e Instagram @Anaimartinezmont